03 mayo 2007

Las "Cabas"... o cosecha de Papas Cañetinas

Un agricultor a media falda de un cerro cabando la tierra en busca del fruto que le dará sustento para gran parte del año, es por hoy una imagen latente en cada rincón de nuestra comuna... aquí es posible dimensionar la fuerza y la tenacidad de los hombres de la tierra... así paulatinamente irá recogiendo una a una las "Papas Cañetinas"... No puede ser más ejemplificadora de la vida de nuestro pueblo lo que se refleja en este pedazo de imagen, aquí se refleja el testimonio fiel de la grandeza de nuestro pueblo... rostro de resignación que muchos debiéramos aprender...
Las famosas "Cabas" (Cosecha de papas) son sin duda un importante aporte a nuestra economía o mejor dicho microeconomía y por sobre todo, un acontecimiento casi cultural, que a simple vista pareciera solo una actividad agrícola más... pero no es así... aquí participan mujeres, niños, se vive en la chacra, se come en la chacra, aparecen los ayuntos y se trabaja la tierra como parte nuestra...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Por supuesto Miguel, que esta actividad forma parte de nuestra idiosincracia cañetina.
Tal como dices aquí participan todos, desde el más grande hasta el más chico.
Recuerdo cuando con mi papá salíamos a las "cabas" ( no sé si será con "v" por lo de cavar) para ganar papas para guardar para el invierno, porque si no la cosa venía fea.
El ganaba 3 almúdes de papas diarios, y yo 1 1/2 porque indudable que no rendía lo mismo que él. Pero igual reuníamos varios sacos al fin de la temporada.
Bonitos recuerdos aquellos, y que lejanos están.

Te invito a pasar por mi e-casa para que te enteres de las novedades; y de lo feliz que estoy.
Saludos, amigo.

Luis Flores Olave dijo...

No me puedo quedar atrás, recuerdo que las primeras veces salí con mi abuelo paterno, Francisco Flores Neira, a la saca de papas.
Y las últimas con mi viejo (padre) al sector de Reputo (donde las niñas dicen que son de Santa Ángela), debo aclarar que nunca me gustó...pero., donde manda capitán los marineros se tiran al agua.
Fue una buena experiencia, no me acuerdo si me pagaron o no, pero siempre disfrutaba de días muy entretenidos que si pudiera volver a vivirlo, sin lugar a dudas que lo haría de nuevo, (claro que con la misma edad de entonces jijiji ji).